Programa Conducción Segura de Motos



Con el fin de llevar mayor seguridad vial tanto a quienes controlan como a las personas que son controladas, Safety Group, TNG Vial y Honda Motos Argentina realizaron un acuerdo para trabajar con el foco puesto en motovehículos. 

Así se inició este año un Plan de Conducción Segura de Motos que ya recorrió varios municipios, entre ellos, Baradero, San Nicolás, La Plata, y Azul, en la provincia de Buenos Aires y continuará en Chaco y Rio Negro en lo que queda del año. 

Además del asesoramiento teórico, la Clínica de motos cuenta con un espacio a cargo de Honda Motos donde funcionarios, inspectores, policías y personal de distintas fuerzas de seguridad pública, exploran herramientas prácticas sobre el funcionamiento del vehículo, para optimizar la seguridad en la conducción. 

“No se trata de desalentar el uso de motos, pero sí de promover el uso responsable y evitar siniestros”, explicó Axel Dell`olio y agregó que “es evidente que cuando no se respetan las condiciones mínimas de seguridad al circular en moto, queda totalmente relegada la integridad física”. 

 

Además señaló que las jornadas intenta abordar la problemática de forma ágil, teniendo en cuenta aspecto normativos pero también de sentido común porque aunque “el vehículo se fabricó para conductor y acompañante y no está permitido que lo usen en simultaneo 3 o 4 personas, en ocasiones la moto se usa como colectivo, se sobrecarga y hasta se utiliza el tanque de combustible como asiento alternativo”. 

Por último, se refirió a las peligrosas picadas donde las motos de toda cilindrada son protagonistas y advirtió que “la ley de tránsito no sólo regula la manera de circular en la vía pública sino que en el caso de correr u organizar una picada, siguiendo lo que dice el código penal, en el artículo 192 bis, se establece como delito. Entonces, si un fiscal quiere actuar de oficio puede ir y se termina el tema”. 

Asimismo Dell` olio destacó que el inspector de tránsito puede hacer un operativo pero no tiene poder de policía, o sea que no puede perseguir a quienes estén en infracción pero si puede alertar y dar aviso a la Policía u otra fuerza de seguridad como Gendarmería o Prefectura, que pueden actuar a partir de firmar un convenio con la jurisdicción correspondiente.