Sólo en provincia de Buenos Aires 1.400 personas mueren cada año por siniestros viales y 41 mil quedan lesionadas



Así lo informó Iván Budassi, Subsecretario de Gestión Gubernamental del Ministerio de Gobierno de la Provincia, durante la quinta edición de RSEvial, organizado por Sistemas REID, Axel Dell`olio, especialista en Seguridad Vial y “Jota” Leonetti, periodista especializado en tránsito, que se llevó a cabo el jueves 25 de abril en la Casa de la Cultura de la Ciudad.


El encuentro que tiene como objetivo fortalecer y aumentar las acciones vinculadas a la educación vial y la movilidad sustentable en nuestro país, en un marco de Responsabilidad Social Empresaria, contó con más de 200 asistentes entre funcionarios, empresarios, técnicos y familiares de víctimas de siniestros viales.

Durante la apertura, Paula Bisiau, subsecretaria de Movilidad Sustentable y Segura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) agradeció a los organizadores: “en este tema particular el trabajo conjunto entre el sector público y el privado es muy necesario porque todos sabemos lo que hay que hacer pero se trata de cambiar un hábito”, expresó.

Luego hizo un repaso se su gestión en la Ciudad y destacó el avance de los programas enfocados a Movilidad Saludable y Movilidad y Género. Aunque son cada vez más las mujeres que conducen, aún existe una brecha por salvar ya que del total de 21.832.125 licencias emitidas entre 2010 y 2018, apenas tres de cada 10 (5.935.024) son de mujeres, según la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

Iván Budassi, Subsecretario de Gestión Gubernamental del Ministerio de Gobierno de la Provincia, dimensionó la gravedad de la siniestralidad vial en la provincia. "Es una tragedia y no nos damos cuenta", asumió.

El funcionario bonaerense alertó sobre un dato que lo conmueve y sorprende: “perdemos en siniestros viales cada año el doble de caídos que dejó la guerra de Malvinas, que fueron 650”, dijo y remarcó que “sólo en la provincia de Buenos aires fallecen al año 1.400 personas mientras que otras 41.000 sufren lesiones”.

“Pero sin embargo no nos preocupa y si nos llama la atención ver en un noticiero que un tiburón en una playa de Australia, se comió a alguien, ¿por qué? porque eso sale de la media”, dijo y apoyado en la teoría de la ciencia de la conducta explicó que no existe conducta más mecánica que la de conducir pero resaltó que existen métodos para cambiarla.

“Interpretar una norma, un cartel -agregó-, tiene que ver con el razonamiento más trabajoso pero ante situaciones de mucha información el hombre reacciona rápido y de forma automática”.

Por eso destacó que además de trabajar sobre la falta de conciencia, la educación vial, la formación hay que buscar nuevos métodos porque “a lo que nos pasa todos los días ya no le prestamos atención”. Entonces marcó como desafío la necesidad de sumar nuevas herramientas a las tradicionales.

Además Víctor Stephens, de la Dirección Provincial de Políticas de Seguridad Vial (GPBA); Verónica Heller, Directora del Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y Adriana Jakovsevic, del observatorio vial del GCBA, compartieron datos de cada jurisdicción.

NUEVOS ABORDAJES

A continuación, Daniel Vigo, investigador del CONICET, compartió datos de su estudio sobre “Sueño y Conducción” que realizó a choferes de colectivos de larga distancia y aseveró que conducir cansado se asemeja con hacerlo alcoholizado. Entre los principales trastornos del sueño, Vigo destacó el insomnio, las apneas y los asociados con el ritmo biológico que tiene que ver con los distintos esquemas laborales.

Vigo contó que los argentinos dormimos un 25 % menos que hace 40 años, es decir 6 horas por día, mientras lo recomendado son 8 horaas, y esto produce la “deuda del sueño” que se encadena con la complejidad de los distintos factores involucrados en la seguridad vial. “Descansar tiene que ver con poder mantener una atención plena mientras la persona está al frente del volante”, contó el investigador.

Y llamó la atención sobre la imposibilidad de medir las horas de sueño. “El tiempo en alerta comienza a disminuir a partir de las 13 horas de estar despierto y al llegar a 17 horas despierto el nivel de alerta es similar al de una persona alcoholizada”, remarcó.

Para cerrar el primer bloque del encuentro, Johan Peña Quiroga, psicólogo de Sistemas REID, expuso sobre Violencia Vial y explicó por qué los jóvenes tienen mayor tendencia a la conducción agresiva. “La actitud agresiva se multiplica por 10 por el hecho de sufrir algún accidente y por 30 si se trata de un riesgo con heridos graves”, contó Peña Quiroga.

Entorno a la violencia vial participan aspectos culturales, económicos, políticos, sociales, entre otros, dijo y explicó que “una sociedad que está preocupada, deprimida, que vive en la incertidumbre, va a ver reflejada en la violencia vial toda la posibilidad de hacer una descarga”.

“La agresividad y la irán no distinguen entre hombre y mujer, tampoco por edades”, comentó el experto y puntualizó que investigaciones recientes en Japón y España concluyeron que los jóvenes tiene mayor tendencia a la agresividad. “Hay un área en el cerebro que tiene que ver con la conciencia del riesgo que se va desarrollando a medida que vamos creciendo”, argumentó Peña Quiroga.

“La inteligencia emocional, dice que tenemos que aprender a regular las emociones”, planteó en relación a las situaciones de enojo, y sugirió comenzar a experimentar nuestras propias emociones para luego poder regularlas.

CASOS DE ÉXITO

El cierre estuvo dedicado a mostrar buenas prácticas de empresas que han desarrollado programas de concientización vial, como UNILEVER, CORTE (DOW DUPONT), MAyS Downstream YPF, CORREO ARGENTINO, LA NUEVA METROPOL, TRENES ARGENTINOS y cerrará el panel Leo Ricciardi, gerente de Operaciones del Cuerpo de Agentes de Tránsito del GCBA.


Gustavo Nervo Montero, gerente de MAyS Downstream de YPF, presentó un sistema de Gerenciamiento de viajes no rutinarios y explicó cómo influye el cambio de conducta en el manejo para reducir la siniestralidad vial. “Lo que me enojé cuando llegó mi reporte de conducción; hasta ese momento creía que manejaba bien”, aseguró Nervo Montero y contó que por un lado la configuración del sistema se fue corrigiendo pero a la par comenzó a acomodarse, básicamente,  controlando las velocidades máximas y las frenadas bruscas.

Jordana Carvallo, gerente SHE y Sustentabilidad para el Cono Sur de Unilever se refirió al programa de Scoring de Puntos para mejorar la seguridad vial que implementó la compañía. Carvallo confesó buscar personas que no manifiesten una conducta arriesgada, generó un dilema en las búsquedas de Recursos Humanos, porque esa es una de las características que las empresas valoran, sobre todo en el área de ventas.

Además contó que entre varias acciones que se generaron para mitigar los siniestros en la vía pública, se desarrolló una herramienta para que los empleados denuncien a los conductores de chárter o remises que no respetan las normas de tránsito o utilizan el celular durante los traslado. “Eso nos dio datos concretos y nos permitió sentarnos a negociar con nuestros proveedores de otra manera”, reconoció Carvallo.

Hernán Ortiz Maldonado, gerente SSH de Correo Argentino reconoció que “vivir y trabajar en ciudades genera en los trabajadores estrés que volcamos a la vía pública y es importante que los empleadores generemos condiciones de bienestar para disminuir el riesgo vial”.

Según Ortiz Maldonado es más difícil superar los importantes niveles de estrés que aquel que se da cotidianamente y va socavando en nuestro bienestar hasta desencadenar una respuesta inmunológica, nos sentimos mal, tenemos taquicardia, es una reacción defensiva de nuestro organismo. “Si estamos más sanos, estamos más atentos y conscientes sobre lo que puede ocurrir si no cumplimos con las reglas de tránsito y si no manejamos nuestras emociones”, añadió.

Y, Edmundo Moccia, de Trenes Argentinos se refirió a las acciones de prevención del riesgo en las vías y sus alrededores. “Se hace mucho trabajo puertas adentro para saber cómo estar preparados para interactuar con la comunidad”, contó. Y, al referirse a las acciones de concientización sostuvo que “lo mejor que nos puede pasar es comenzar desde abajo en educarnos con seguridad vial en todos los aspectos, por eso fuimos a enseñarle a ellos (niños) cómo cruzar correctamente un paso a nivel, dónde esperar el tren y los llevamos a los talleres para que vean el trabajo”.

Por último, Leo Ricciardi, Gerente de Operaciones Cuerpo de Agentes de Tránsito GCBA, se refirió a los programa de capacitación destinados al personal de tránsito, y aprovechó para contar que se juzga muchas veces al personal que está en la calle con el celular pero explicó que los móviles son una herramienta de trabajo que se utiliza para labrar actas de forma digital.

Respecto a las nuevas incorporaciones en el entorno vial, Ricciardi aseguró que el GCBA quiere que los sistemas de delivery funcionen pero que "funcionen bien" por eso se están realizando controles y se exige en moto y bici casco, y chalecos reflectivos y luces para aumentar la visibilidad. Además anticipó que se está discutiendo la regulación de las cajas de comida.

“Hace dos semanas –agregó- incorporamos el control de estupefacientes a los conductores de motos, por ahora de forma aleatoria, pero vamos poniendo a disposición los aparatos de medición”.

El punto final del RSEvial se puso sobre la reciente incorporación de monopatines eléctricos al a partir de un sistema público similar al de renta de bicicletas pero rentado. “Se pretende evitar lo que sucede en otras ciudades del mundo donde las veredas colapsaron por el uso de estos vehículos urbanos”, añadió “Jota” Leonetti que moderó la jornada junto a Giannina Bellone de Sistemas REID y Axel Dell`olio Licenciado en Seguridad Vial y Transporte.